Un viaje colectivo hacia lo invisible -Pluton en Acuario 2023-2044

31 Jul 2023

Por Itziar Azkona

ANTECEDENTES

Estamos en puertas de 2023 y seguimos escribiendo la historia entre todxs. El 23 de marzo, poco después de la entrada del Sol en Aries que marca el equinoccio, Plutón comenzará a hacer su ingreso en el signo de Acuario por primera vez desde que el planeta fue descubierto. La entrada de Plutón a 0º de Acuario coincide con el punto en que Júpiter y Saturno tuvieron su gran conjunción el 21 de diciembre de 2020, dando el pistoletazo de salida al nuevo eje de conjunciones en aire, dando carpetazo a toda una era de materialismo. Así, la entrada de Plutón en Acuario, ese mismo día actuaría como potente activador de la entrada en el paradigma del “saber” frente al paradigma del “tener”. 

El tránsito se terminará de consumar en 2024 y tendrá una duración de unos 20 años. Será el evento que ocupe más portadas y tertulias astrológicas en los próximos meses. En 2023 también Saturno ingresará en el signo de Piscis, cerrando un ciclo por todo el zodiaco, acompañando el recién estrenado ciclo de Júpiter-Neptuno en Piscis, y Júpiter y los Nodos activarán la energía de Aries acompañando a Quirón en su tránsito por este signo. Sin embargo, Plutón será, sin duda, el gran protagonista. Y es que con su tránsito de Capricornio a Acuario se esperan grandes cambios sociales.

Cada entrada de un planeta lento a un nuevo signo es un portal de acceso a una nueva fase para toda la humanidad, y aunque tiene su mapa particular, el mapa del momento específico en que ocurre, en los hechos históricos subyace una simbología común. Desde lo puntual, un ejercicio necesario, aunque no es el objeto de este artículo, es el estudio de la carta del ingreso de Plutón en Acuario, la carta del próximo 23 de marzo de 2023. Desde lo global, el ejercicio en que sí se inspira este artículo consiste en hacer un viaje por la historia y tratar de vincular los distintos acontecimientos del pasado de Plutón transitando por Acuario con la simbología subyacente, y traerla al momento presente. Con la máxima objetividad posible, tratando de huir de tendencias excesivamente positivas cuando hablamos de ciertos signos y planetas. Tengo la sensación, y me incluyo, de que hay momentos en que al hablar de ciertos planetas y signos tendemos a ver sólo su extremo de luz y obviamos un poco su sombra. Lo mismo que Júpiter como arquetipo activa experiencias que requieren una gran heroicidad –y si no que se lo pregunten a todos sus hijos– no creo en un signo de Acuario que sólo esté vinculado a una “iluminación colectiva” en sentido positivo.

EL ARQUETIPO Y SU SIMBOLOGÍA

Plutón es el arquetipo de la riqueza oculta, más allá de lo visible. En lo natal Plutón es el gobierno del mundo al que debemos descender para rescatar lo que olvidamos, lo que reprimimos en el pasado, lo que no nos atrevimos a vivir. Sólo si conectamos con esas partes perdidas del yo y del nosotros podemos rescatarlas para integrarlas y finalmente usarlas desde una expresión más auténtica de lo que somos. Para eso Perseo descendió al inframundo, por tomar el ejemplo de uno de todos los héroes de la mitología que lo hicieron. Fue en el reino de Plutón, en el Hades, donde Perseo se enfrentó a Medusa, su parte escondida, perdida y olvidada, para llevarse su cabeza y con ella seguir su camino. Cuando Perseo “mata” a Medusa, en realidad lo que hace es hacerse con su poder, es por ello que con su cabeza en mano es capaz de vencer a Ceto y salvar a Andrómeda cuando el monstruo marino quiso alcanzarla. Como en toda la mitología, “matar” al dragón, al monstruo, es hacerse con su poder, es decir, integrar la sombra personal en pro de una identidad mucho más auténtica. En su caso, el monstruo fue enviado por Neptuno –Poseidón– y tenía que ver con las fuerzas regresivas de lo emocional vinculadas al agua, al pasado familiar. Plutón nos pone en contacto, queramos o no, con nuestro yo más completo, con el ser de luz empoderado desde su sombra. En lo mundano, Plutón es, entre todo, las actividades y el poder oculto, lo que rige el ciclo de la vida y la muerte así como la habilidad de regeneración desde las crisis.

El signo de Acuario está fuertemente ligado a las ideas de la revolución francesa de igualdad, libertad y fraternidad, pero no siempre estuvo relacionado con la revolución. Antes del descubrimiento de Urano, el signo estaba asociado a la llegada de las lluvias como elemento fertilizador del mundo, como las aguas del Nilo o el Gran Diluvio Universal. Es también una asociación a la imagen del aguador que vierte su conocimiento y su espiritualidad al mundo. En su asociación a la constelación de Acuario a través de Ganimedes, se nos representa la idea de que Acuario es también la experiencia de la ruptura y el desapego en busca de libertad. Como signo de aire pone el énfasis en las relaciones como forma de ocupar un lugar en el mundo, facilita que las asociaciones y las agrupaciones tengan un poder superior que emana de la suma de las individualidades. No está exento de su propio dilema, que es el de poder dar cabida a la expresión de las distintas personalidades, promoviendo la libertad de expresión al mismo tiempo que favorece el avance y el progreso. Signo idealista, humanitario, democrático, Acuario puede manifestarse desde el dogmatismo, el fanatismo y la autocracia colectiva si se siente amenazado, sofocado o retado. Puede ser impersonal e inflexible, y una vía de huída ante las exigencias de vínculos estrechos.

UN POCO DE HISTORIA

Desde la energía de Acuario es verdad que podemos ilusionarnos con la idea de avance en lo simbólicamente democrático basado en la igualdad y la pluralidad; esa diversidad acuariana que pretende ofrecer a todos la unidad. Ahora bien, no debemos olvidar que Acuario se mueve en un plano mental, un reino desde donde puede querer imponer una única visión del mundo que “mate” la idea de pluralidad. Es decir, ¿es la igualdad un camino hacia la diversidad o un camino hacia la unicidad? 

Tanto en el siglo I como a finales del siglo XVIII, Plutón transitó por el signo de Acuario. En ambas ocasiones se promovieron dos movimientos históricos que cambiaron nuestro curso: en el siglo I, el movimiento social cristiano y en el siglo XVIII, el movimiento intelectual de la Ilustración asociado a la Revolución Francesa. En ambas ocasiones –y no las únicas– en que Plutón estuvo en el signo de Acuario, hubo violencia y sufrimiento, y ambos movimientos pretendieron ser la única forma de pensamiento posible, es decir, que trataron de imponerse. Recordemos que tras la Revolución Francesa se promueve la idea de que todo tiene que estar basado en los ideales de libertad, igualdad y fraternidad, sin dejar cabida –sin dejar libertad– a otras manifestaciones contrarias, manifestaciones que corrían el peligro de pasar por la guillotina, como ese símbolo ineludiblemente macabro pero real de separación entre cabeza y corazón. La corbata sería un buen sustituto a nivel simbólico de esta ruptura, obviamente mucho más sutil. Es verdad que en ambos momentos históricos se promovieron ideas que han sustentado, con el tiempo necesario, mejoras sociales considerables. Pero hacer una lectura sesgada de la historia no nos ayudará en nuestro pronóstico. Por ejemplo, en el siglo XIII se acabó con la Orden Templaria para imponer una única visión del mundo, al parecer con gran violencia.

Entre otros eventos de simbología interesante estarían los siguientes: en el siglo XVI Enrique VIII se proclama cabeza de la Iglesia en Inglaterra rompiendo lazos con el Papa. A finales de siglo XVIII también se acaba, de facto, con la esclavitud. Es la época de la Ilustración, donde se produce un intercambio libre de ideas entre las distintas asociaciones que se crean en la época. El conocimiento que ya había dejado de ser una exclusiva de Dios y de la Iglesia se democratiza y expande a mayores capas sociales.

PRONÓSTICO

En nuestra realidad presente, la combinación de Plutón en Acuario podría llevarnos a una revolución intelectual en la que una nueva forma de conocimiento se expanda a capas más amplias de la población, como lo que ya está ocurriendo con formaciones como la astrología u otras disciplinas alternativas. Al mismo tiempo será la era de la tecnología para descubrir lo que no se ve, tanto en lo amplio del universo, como en lo arqueológico, o a través de la nanotecnología. 

Pero antes de todo esto, Plutón debe despedirse de su tránsito por el signo de Capricornio, el signo de lo que gobierna, de la autoridad, la disciplina y el control, así como del éxito por experiencia propia y el logro sólido y estructurado. En lo más inmediato es probable que el año próximo nos enfrente con la caída de los restos de un sistema patriarcal en sus aspectos más decadentes, y las pérdidas sean aún dolorosas para quienes estén anclados en él. En la visión más clara de estructuras obsoletas se encuentra engarzada la esperanza de un sistema nuevo; un sistema nuevo que podría estar alimentado por la energía de Acuario, el signo del nuevo tránsito de Plutón.

En su viaje por el Hades, el encuentro de Plutón en Acuario, lejos de elevarnos a todos a una espiritualidad dorada, podría llevarnos a darnos de bruces con ideales utópicos provenientes del inconsciente colectivo que no tienen la suficiente base en lo mundano como para manifestarse en el día a día. El reto podría estar en el desarrollo de un nuevo concepto de igualdad, de libertad y de fraternidad, como una propuesta de elevar estos conceptos a algo más realista, más actualizado y en definitiva más maduro.

De hecho, Plutón en Acuario empezará a estar en oposición a Plutón en Leo, el de la generación de los jóvenes del Mayo del 68. Una generación que se resiste a envejecer, la más longeva y de más calidad de vida de la historia en Occidente, que podría jugar un papel fundamental en reactivar el viejo ideario revolucionario de los 60 actualizado y enfrentar el miedo a Ser desde lo grupal. Plutón en Acuario también empezará a hacer cuadratura entre los Millennials con Plutón en Escorpio, quienes estarían llamados a enfrentar el miedo a soltar, dejar marchar y renacer a una nueva forma de Ser en el mundo. Su Plutón en Escorpio estará entonces en cuadratura con el Plutón en Leo, dos generaciones ante el reto de superar los obstáculos y generar nuevos modelos de convivencia.

No quiero olvidar que Plutón en Acuario también nos dejó el primer cocinado del chocolate en Europa, en 1534 símbolo del alimento de los dioses, como el que Ganimedes pasó a proporcionar como copero del Olimpo; ni la patente del retrete en 1778 de Joseh Bramah, que permitió que la tecnología acuariana canalice y encauce los deshechos más escatológicos y plutonianos de manera innovadora. O la voz de Malthus1, quien propuso reflexionar sobre la viabilidad de un planeta muy poblado, para él los recursos del planeta no serían capaces de crecer al mismo ritmo que la población.

Plutón es, sin duda, el arquetipo de la transformación, una transformación que tendría lugar en los próximos años en todo lo relacionado con las cualidades del signo de Acuario: en las relaciones, en la sexualidad, en la trascendencia de la dualidad del género, en los movimientos sociales, en las leyes que rigen la convivencia, y un largo etc. Se me antoja que la transformación en lo democrático podría ser una de las principales señas de identidad. Quizás  llegue la hora de que lo “liberal” se vea despegado, con gran dolor para muchos, del concepto de democracia, y surjan modelos de convivencia política nuevos. Se desvelará el verdadero rol y potencial de las redes sociales y se modificará radicalmente el mundo de las comunicaciones.

Ahora mismo, la mirada sociológica apunta hacia el peligro de una deriva autoritaria y se une en abordar una misma cuestión relacionada con lo que está ocurriendo con el modelo de democracia liberal de Occidente basado en la libertad e igualdad de los ciudadanos y en el reconocimiento del pluralismo. El modelo actual es el modelo al que nos ha traído la democracia liberal, en la que el mercado tiene leyes propias que condicionan la democracia. Podríamos hacernos preguntas tales como: ¿qué ocurre con otros sistemas políticos en otros lugares del mundo?, ¿estamos ante una deriva autoritaria en pos de una mayor seguridad y control de la convivencia social? ¿Qué es la tolerancia? Parece que Plutón en Acuario podría traer una revisión del papel de los ciudadanos, cada vez más desencantados con un poder político que en algunos países elegimos entre todos pero que está sometido a un poder de unas élites que nadie hemos elegido y que podrían mostrar la realidad de que la democracia liberal no es el modelo de democracia que un día algunos soñaron, que requiere de mejoras constantes y de revisiones drásticas.

Con Plutón las opciones siempre son infinitas e infinitamente desconocidas, así que me tomo este breve escrito como un humilde acercamiento a lo que los ecos de esta nueva era nos podría estar queriendo mostrar a golpe de símbolo. Si lo vivimos desde la consciencia de Plutón en Acuario, podríamos llegar a descubrir el poder de Yo personal en su rol más social para la creación de un paso más en este largo camino de crear un mundo mejor, sea lo que sea que eso signifique.

Mientras masticaba este artículo tuve un encuentro con Demetrio Velasco2, mi profesor de Ciencia Política en la Universidad, para mí un gran maestro. En el resultado final del artículo hay mucha influencia de su pensamiento crítico. Él es muy socrático en plantear cuestiones a priori irresolubles que me estimulan, más si cabe a la autocrítica. Por tanto, mis encuentros con él son realmente plutonianos y altamente acuarianos, quizás por eso, su impronta aquí es mayor que en otras reflexiones. Su última propuesta fue hacerme reflexionar sobre la siguiente cuestión. ¿Debemos ser intolerantes con la intolerancia? Si lo somos, ¿dónde queda la tolerancia? Puede que Plutón nos lleve a profundidades intelectuales tales que nos permita avanzar algo más en nuestra propia dualidad y contradicción, si no para resolverla, quizás sí para trascenderla con el pensamiento lateral.

1. Thomas Robert Malthus, está considerado como uno de los primeros demógrafos. Un clérigo anglicano y erudito británico, miembro desde 1819 de la Royal Society, popularizó la teoría de la renta económica y es célebre por la publicación en 1798 del libro Ensayo sobre el principio de la población, An Essay on the Principle of Population.

2. Demetrio Velasco Criado, doctor en Ciencias Políticas,”magíster” en filosofía por la Universidad de Lovaina-Paris y licenciado en teología en Deusto. Lecturas recomendadas: D. Velasco: Fascismo social: políticas del miedo y servidumbre voluntaria. ¿Qué hacer? (2013). Universidad de Deusto. “Utopías, populismos y realismo político” Iglesia Viva n. 261 ((2015).


Itziar Azkona

Itziar se define como maestra de su pasado, artesana de su presente y aprendiz de su futuro, algo Maga Merlín, escritora y Educadora para la Felicidad. Tiene el Diploma en Astrología de la Faculty de Londres y en la actualidad es Global Director de ISAR para España (International Society for Astrological Research).Su encuentro con la Astrología fue por destino. Primero experimentó su lado racional a través de la sociología, la estadística, el marketing hasta que llegó su fase puente de emprender. Y tras el emprendimiento llegó el desprendimiento de todo lo que creía que sabía y controlaba para conectar con su lado emocional a través del coaching y la astrología hasta llegarse a completar.

Itziar es Diplomada en Astrología por la Faculty de Estudios Astrológicos de Londres. Espacio Ágora es el lugar desde el que enseña astrología desde su método y como coach ofrece consultoría personal. Además colabora en numerosos proyectos sin ánimo de lucro. Es Global Director de ISAR para España (International Society for Astrological Research). También forma parte del equipo editorial de la Revista Stellium, la principal publicación de astrología en español.

Socióloga. Coach. Astróloga.
www.itziarazkona.com
@itziazkona
FB: Coaching astrologico
Youtube: https://www.youtube.com/user/MsItzibitzi