La dimensión espiritual de los caballos

14 Jun 2023

Por Úrsula Stockder

Esta es la historia de un día verdaderamente inspirador en mi vida. A las 11 en punto de la mañana llegamos al rancho donde mi amigo Luis Fernando Villegas entrena a sus caballos. ¡Qué experiencia! Primero la música de la película de “Farinelli”, luego el bosque y Luis Fernando guiando a sus caballos, bailando y elevando toda la experiencia a un encuentro espiritual con los dioses. 

A pesar de que Luis Fernando se siente muy identificado con el período del renacimiento y del barroco, sus caballos llevan nombres napoleónicos. Un tiempo verdaderamente romántico, donde el idealismo fue uno de los principales propósitos de vida, regresando a los valores romanos y a la influencia griega. 

Antes de analizar la relación de Luis Fernando con sus caballos, veamos lo que la historia y el lenguaje simbólico tienen que decirnos acerca del significado de los caballos a través del tiempo. 

Los caballos para Platón son una presencia o idea de todo lo que existe, el Topus Uranus, Dioses y Cielos. El alma es como un carruaje: representa el intelecto, la razón o la parte del alma que tiene que ser guiada hacia la verdad. El caballo blanco es lo mortal, lo noble. El negro; el inmortal, el obstinado opuesto en carácter que hace su conducción necesariamente difícil y problemática. El caballo negro pierde sus alas y aterriza en este espacio y tiempo, nace como un ser humano, el alma se encarna en uno de los nueve tipos de persona, según la cantidad de verdad que vio. 

El conductor, el Auriga, dirige el carruaje entero –alma-, tratando de evitar que caballo negro y blanco vayan en diferentes direcciones y proceder hacia la iluminación. Capela es la estrella fija más brillante de la constelación de la Auriga, está a 20º de Géminis cuando está proyectada sobre la eclíptica. 

Esta metáfora del alma y los caballos es equivalente a la razón. Los griegos consideraban estos elementos como fuerzas reales, como la electricidad que podía mover al hombre a actuar y pensar de cierta forma. El alma, a través del Auriga, el conductor o la razón, busca la verdad y el conocimiento. El caballo negro representa los apetitos, la comida, la bebida, el sexo y la riqueza material. El caballo blanco, la gloria, el honor y el reconocimiento. 

Como bestia de carga, el caballo era el símbolo del cuerpo del hombre obligado a sostener el peso de su constitución espiritual. Por el contrario, también tipifica la naturaleza espiritual del hombre obligado a mantener la carga de su personalidad material. 

Todas las almas están en el Topus Uranus, volando en un círculo tratando de llegar a los dioses para ser iluminados y ven el mundo de las formas en toda su gloria. Algunas almas tienen dificultad para controlar el caballo negro, incluso con la ayuda del caballo blanco. 

Las asociaciones simbólicas con el caballo en orden decreciente de niveles de refinamiento son las siguientes:

  1. Filósofos, amantes de la belleza, hombres cultos o dedicados al amor 
  2. Reyes o líderes cívicos que acatan las leyes
  3. Políticos, administradores de bienes u hombres de negocios
  4. Los que se especializan en la salud corporal 
  5. Profetas o participantes en cultos misteriosos 
  6. Poetas y/o artistas imitadores
  7. Artesanos o agricultores
  8. Sofistas o demagogos 
  9. Tiranos. 

Hay varios mitos relacionados con la constelación del Auriga. Uno de ellos es que Atenea visitó a Hefestos, él se enamoró apasionadamente de ella y la persiguió. Trató de violarla y como resultado su semen cayó sobre el muslo de Atenea. De este semen nació Erictonio envuelto en una serpiente pero cojo. Más tarde se convirtió en el nuevo líder de Atenas y fundó el festival de los juegos Panatenaicos en honor de Atenea. Erictonio inventó la cuadriga, el carruaje de cuatro caballos y, después de su muerte Zeus lo elevó al cielo para convertirlo en la constelación del Auriga. 

El caballo tiene un simbolismo muy complejo y, dependiendo del contexto, podemos interpretar diferentes significados. En su asociación con el reino de Hades, donde el caballo es un vehículo para el más allá y acompaña al ritual funerario y otros rituales, manifiesta los ciclos de la vida, como en el cuarto caballero del Apocalipsis, donde puede interpretarse que el caballo representa las cuatro etapas principales de la vida humana. 

  • El nacimiento viene representado por el jinete del caballo blanco que viene a conquistar y ser conquistado. 
  • La juventud por el jinete sobre el caballo rojo que tomó el paso de la tierra
  • La madurez por el jinete del caballo negro que sopesa todas las cosas en las escalas de la razón. 
  • Y la muerte por el jinete en el caballo pálido al que le fue dado poder sobre la parte estática de la tierra, asociado a la energía de la diosa Vesta.

En las notas de Dupuis “El origen de toda adoración religiosa”, los cuatro elementos estaban representados por un caballo que llevaba el nombre de Dios. 

  • El primer caballo alado significaba el elemento éter del fuego, se llamaba Júpiter y ocupaba el lugar más alto en el orden de los elementos. Brillaba con la luz más pura, y en su cuerpo estaban las imágenes del sol, la luna, las estrellas y todos los cuerpos en las regiones etéreas. 
  • El segundo caballo, significaba el elemento aire, era Juno. Aunque negro, expuesto al sol se volvió luminoso, simbolizando las condiciones diurnas y nocturnas del aire.
  • El tercer caballo, simbolizaba el elemento agua, era sagrado para Neptuno. 
  • El cuarto caballo, significaba el elemento estático tierra, descrito como el inamovible corcel de Vesta mordiendo su freno. 


“Un centauro lanzando su flecha en la naturaleza” óleo/tela/ Giovanni Domenico Tiepolo. 
 

Sagitario es otra constelación de caballos. Representa al centauro Quirón, hijo de Cronos y Phylira (diosa de la belleza, la curación y la escritura). Mitad hombre y mitad caballo, fue abandonado por su madre en el Monte Pelión. Su apariencia física y psicológica difiere de los otros centauros. Fue uno de los mentores de Aquiles, el que representa la creación primitiva, al progenitor y al instructor de la humanidad. 

También tenemos el caballo alado Pegaso, hijo de Neptuno y Medusa, que simboliza la doctrina secreta y el cuerpo espiritualizado del hombre. Este caballo mitológico representa las fuerzas que trabajan en los mundos invisibles, como el unicornio, que fue adoptado por los misterios del cristianismo como un símbolo de la naturaleza espiritual iluminada del iniciado. El cuerno con el que se defiende sería la espada flameante de la doctrina espiritual contra la cual nada puede prevalecer. 

Neptuno montando en su carruaje en el mar; pieza de cabecera del libro 13, página 957 de la Iliada de Homero, traducido por el Papa, en seis volúmenes Bernard Lintott, Londres: 1715 – 1720) 

Neptuno, el Dios de la inmensidad del océano, regente de Piscis y de la casa 12, creó no sólo a los delfines y a las vacas sino también a los caballos. Estos simbolizan las energías cósmicas de la eternidad en todos los niveles. Es la fuerza instintiva, como las olas del océano, que hay que domar y guiar hacia la espiritualidad. Después de 2000 años de influencia cristiana, diferentes artistas del Renacimiento y del Barroco recuperan a Neptuno. 

Durante el período neoclásico, el caballo se elevó a las esferas más altas de las familias reales, no sólo se le representó en innumerables fuentes, encarnando el idealismo del patriotismo militar, la exaltación heráldica y los valores romanos, sino que también pasó a formar parte del elenco de la ópera y de los escenarios de teatro. A partir de este momento el jinete y el caballo se hicieron inseparables en la mitología del centauro en los tiempos modernos. 

Existe una amplia gama de interacciones hombre caballo dependiendo de su trasfondo cultural, pero un punto es claro: el caballo ha dado poder al hombre. Montar un caballo da a la humanidad una visión superior del mundo y una comprensión más profunda de sí misma y de su inconsciente. Esta es probablemente la razón por la que todos los caballos nacen justo antes de la salida del sol, con su Sol posicionado en bien sus casas 1 o 12.

Xenofonte, seguidor de Sócrates y padre de la Equitación Clásica, fomentó el respeto mutuo entre hombre y caballo. 

LUIS FERNANDO Y SUS CABALLOS 

La relación con los caballos se pasa generalmente a través de generaciones, pero en el caso de Luis Fernando su acercamiento fue diferente. Desde sus 5 años solía pasar su verano en la casa de los amigos de la familia donde la madre de su tío le enseñó el linaje y el acercamiento espiritual a los caballos. Nadie en su familia entendía esta conexión mística. Se siente profundamente conectado al monasterio Cartujano y a su historia. Estos monjes manejaron un programa de cría de caballos andaluces por más de 400 años. 

En la carta natal de Luis Fernando vemos su Sol en Acuario posicionado en la casa 12, donde emerge la comunicación silenciosa con el dios Neptuno y donde se inspira la domesticación de caballos y animales. La casa 12, asociada a Neptuno y a Piscis, representa los espíritus indómitos, salvajes y libres, mientras que la casa 6, asociada a Mercurio y a Virgo, representa la domesticación de la naturaleza. Luis Fernando tiene su eje nodal en Virgo-Piscis, lo que representa su interacción natural entre lo salvaje y lo domado. 

El Sol de Luis Fernando también está en cuadratura con Júpiter de la casa 9, la casa tradicional y regente de Sagitario, el símbolo del caballo-humano. 

Su primera experiencia con el entrenamiento de animales fue a través de su hermano, que era cetrero, y más tarde, gracias a su experiencia y conocimiento, se convirtió en jefe del programa de rehabilitación de aves rapaces en el Zoológico de Chapultepec, el parque más importante de México. Finalmente sus padres le llevaron a clases de equitación, con 14 años y tras de la muerte de su hermano mayor, que nurió debido a un tumor cerebral -Saturno en su casa 3 en cuadratura al Sol. Estos acontecimientos lo dejaron con una gran responsabilidad durante el período de duelo de sus padres -su Ascendente progresado entra en Piscis. 

A los 15 años comenzó con su entrenamiento de Equitación Clásica y a los 16 adquirió a Campeador, su primer y querido caballo blanco de Pura Raza Andaluza, quien fue su sanador, maestro y guía del reino espiritual. Con Campeador desarrolla una estrecha e inseparable relación de más de 26 años. Campeador (7 de junio de 1980/6:15 AM – 26 de septiembre de 2012/12 PM) entró en su vida cuando su ascendente progresado pasa a Piscis e hizo cuadratura en su Neptuno natal. Campeador muere cuando Neptuno entra en el signo de Piscis y hace cuadratura a su Neptuno natal. 

  • La Luna de Campeador está en el Quirón de Luis Fernando con referencia a su sanador, maestro y guía en el reino espiritual.
  • El Urano de Campeador, regente del Sol de Luis está posicionado en el MC de Luis Fernando a 22º de Escorpio.
  • El Mercurio de Campeador está en conjunción a la Luna de Cáncer de Luis Fernando mostrando una fuerte comunicación emocional entre ellos. 
  • El Marte de Campeador está en conjunción al Nodo Sur de Luis Fernando, mostrando una gran conexión de vidas pasadas. 
Luis Fernando Villegas y su alma gemela “Campeador” 

LUIS FERNANDO, MARENGO y PARIS 

En 1997 Luis Fernando funda su propia compañía “Escuadra Marengo” y en el 2001 nacen dos de sus caballos estrellas. El primero es “Marengo (Pura Raza Arabe) que  murió 15 años más tarde. Su segundo caballo fue Paris (Pura Raza Española).

La carta de MARENGO y su muerte son muy reveladoras: 

  • Nació en Luna llena Tauro-Escorpio y murió con una Luna llena de Escorpión/Tauro.
  • Murió con Saturno en el signo del caballo “Sagitario” en la casa 8, exactamente en oposición a su Júpiter natal. Júpiter en tránsito haciendo un trígono exacto a su Júpiter natal.
  • Quirón cerca al Nodo Sur, tanto en la carta natal como en la de la muerte.
  • Neptuno en conjunción exacta con su Nodo Sur en Piscis aludiendo a su conexión con el mito de Neptuno. 

Luis Fernando entrenó a los dos caballos y en 2088 empezó con su compañía de espectáculos ecuestres “Escuadra Marengo”. Incluyo a sus caballos en presentaciones, óperas, desfiles de moda y mucho más. 

Cuando analicé todas las cartas de nacimiento y muerte de sus caballos, noté la gran influencia que los tránsitos de Neptuno habían tenido en la vida de Luis Fernando Villegas:

  • Marengo y Paris entran en su vida con Neptuno en conjunción a su Ascendente natal.
  • Marengo muere con Neptuno en conjunción al retorno solar de Luis Fernando Villegas en el Nodo Norte en Piscis. 
  • Desirée, su yegua Pura Raza Árabe nace con Quirón en conjunción con Neptuno a los 28º de Acuario en cuadratura a su Neptuno natal. 
  • Vizir, hijo de Marengo y Desiree nace con el punto medio Sol-Neptuno en conjunción con el Nodo Norte de Luis Fernando en Piscis. 

Podemos ver claramente que los animales responden a sus cartas de la misma manera que los humanos. Los caballos tienen una fuerte relación mitológica e histórica con los seres humanos. Podemos ver cómo Neptuno, Piscis, la casa 12 y Júpiter, Quirón, Sagitario parecen ser prominentes en las interconexiones entre las personas de caballos y sus animales. 


Úrsula Stockder

Su formación incluye estudios de astrología, pintura, tanatología, tarot, aromaterapia, entrenamiento en masajes de acupresura, polaridad y manejo de energía, así como diversos diplomados en relaciones de pareja y análisis de sueños. Estudió con Ingrid Rosenblueth, Jean Dudin (alumno directo de Gustav Jung). Simultáneamente, durante el año de 1992, inició sus estudios de pintura en el taller de Úrsula García Ascot, y continuó con Bettina Garro, Pedro Rivera (director de la universidad de Artes Plásticas de Cuba), Felipe Cortés y el famoso grabador Arturo Zapata. En 2012 llegó a conocer a Maurice Fernández y comenzó a involucrarse en astrología evolutiva. En 2017 comenzó el entrenamiento de astrología tradicional con Öner Döser y estudios más profundos en mitología con el mitólogo Pedro Servín y el doctorado en filosofía Eduardo Ceballos. En 2014, FEI y David le nombraron representante del software Cosmic Patterns para México y América Latina (www.keplerlatinoamerica.com) y Maurice Fernández le ofreció ser un satélite de OPA para México también. Desde septiembre de 2018, le nombraron director global de ISAR México.